Aunque muchas veces los demos por sentados, los derechos humanos tal como los entendemos hoy, representan una idea relativamente reciente en la historia de la humanidad. De hecho, esta percepción no es estática, sino que ha experimentado un proceso significativo de desarrollo y transformación a lo largo de la historia.

Su universalidad sigue siendo un debate, especialmente frente a las críticas que sostienen que estos derechos reflejan valores occidentales y no son aplicables a otras culturas. Pero según el Instituto Internacional de la Paz (IPI Global Observatory): 

Es esta “ experiencia colectiva con la injusticia ” la que constituye una base autorizada sobre la cual construir una teoría de los derechos. (2018, A. Shaheed y R.P. Richter).

Una base compartida que valida la universalidad de estos derechos en la lucha contra las injusticias en todo el mundo.

El origen de los derechos humanos

El concepto moderno de los derechos humanos es una evolución de la consideración de la dignidad humana a lo largo de los siglos. Sus raíces se encuentran en tradiciones y documentos presentes en muchas culturas. 

¿Conoces el Cilindro de Ciro?

Se trata de un cilindro de terracota que inspiró los primeros cuatro artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Gracias a esta pieza, podemos situar el origen de los derechos humanos en el año 539 a.C., cuando las tropas de Ciro el Grande conquistaron Babilonia. Ciro fue quien se encargó de liberar a los esclavos y de proclamar que todas las personas tenían derecho a elegir su propia religión, estableciendo además la igualdad racial. 

La promulgación de la Carta Magna 

Otro de los pilares básicos que han hecho que los Derechos Humanos de hoy tengan el peso que tienen es la Carta Magna de 1215. Un documento que marcó un hito en la historia de los derechos al introducir el concepto de «Estado de derecho» y establecer por primera vez los derechos y libertades fundamentales para todas las personas. Antes de esta promulgación, el Estado de derecho se percibía como una justicia divina, gestionada por el monarca. 

La evolución de estos conceptos se refleja en la Declaración de Derechos inglesa de 1689, que delineó derechos constitucionales y civiles, otorgando al Parlamento poder sobre la monarquía y sentando las bases para una monarquía constitucional en Inglaterra, siendo también una influencia en la Declaración de Derechos de Estados Unidos en 1791.

Aunque se lograron avances significativos desde la época de Ciro, muchos de estos conceptos, al aplicarse inicialmente en políticas, excluían a mujeres, personas de color y miembros de grupos sociales, religiosos, económicos y políticos específicos.

Libertades fundamentales: evolución

La Segunda Guerra Mundial fue un punto de inflexión en la protección y promoción de la dignidad humana. Las atrocidades sin precedentes de esta guerra, como el exterminio perpetrado por la Alemania nazi, horrorizaron al mundo. 

Fue en los juicios de Núremberg y Tokio donde se introdujeron los nuevos conceptos de «crímenes contra la paz» y «crímenes contra la humanidad». Esta época fue la que impulsó los derechos humanos al escenario global.

Es necesario volver a poner los Derechos Humanos en el centro

En las sociedades occidentales, donde los derechos humanos están ampliamente garantizados, a menudo pasamos por alto su importancia. Quizás porque damos por sentados nuestros privilegios y no recordamos que hemos llegado hasta aquí gracias a la lucha de nuestros antecedentes. Por ello, es crucial continuar defendiéndolos y garantizándolos, especialmente para aquellas comunidades en riesgo de exclusión, inmigrantes y otros grupos que no gozan de garantías automáticas. Para con

Como nos cuenta el director de la FRA, Michael O’Flaherty, en su TED Talk, es necesario volver a colocar los derechos humanos en el centro:

“(…) tenemos niveles impactantes de desigualdad. Los pobres se vuelven cada vez más pobres, los ricos se alejan cada vez más de los muy pobres.

En este momento de grave crisis, ¿dónde están los derechos humanos? Al menos hasta cierto punto, no está en acción. No vemos los derechos humanos en el centro de las respuestas para arreglar nuestras sociedades y hacerlas avanzar (2022, M. O’Flaherty).”

¿Qué podemos hacer como sociedad para solucionar esta situación?

  • Despertar la conciencia: Para poder prender acción, es esencial primero realizar un llamado a la conciencia sobre la importancia de los derechos humanos. Despertar para darnos cuenta de lo que nos estamos perdiendo. 
  • Volver a los orígenes:  Necesitamos volver a ser conscientes de cuales son los Derechos Humanos nuevamente, especialmente la Declaración Universal. M. O’Flaherty propone incluso volver a llevarlos a las aulas escolares para educar a las generaciones futuras.
  • Trabajar en conjunto para conseguir mejores soluciones: Es importante la colaboración entre diversos sectores para abordar problemas contemporáneos y unir a diferentes generaciones en la construcción de una sociedad mejor.
  • Utilizar los derechos humanos como lenguaje universal: La confianza perdida en este ámbito puede ser restaurada mediante el lenguaje compartido de los derechos humanos, proporcionando un vocabulario común para construir una sociedad mejor.

Algunos de los desafíos globales actuales…

El hecho de volver a poner los derechos humanos en el centro de la ecuación es necesario para lidiar con desafíos y problemas que afectan a cada rincón del planeta, como la acción climática, la protección de la biodiversidad o los límites de inteligencia artificial, entre otras cuestiones. 

Acción climática

En el informe “Promoviendo un enfoque basado en los derechos humanos en las negociaciones sobre el clima”, publicado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se hace un llamamiento para la COP27, el Grupo de Gestión de Problemas de Derechos Humanos y Medio Ambiente. En este artículo se recogen una serie de mensajes clave del sobre Derechos Humanos y el Medio Ambiente que incluye:

  1. Acción ambiciosa para evitar, minimizar y remediar el daño a los derechos humanos causado por el cambio climático.
  2. Una evaluación global inclusiva donde se pongan los derechos humanos en el núcleo.
  3. Un compromiso con una acción climática segura, inclusiva y basada en evidencia, tanto en el presente como en el futuro.
  4. Compromisos suficientes, equitativos y responsables, centrados en los derechos humanos, para la movilización de recursos que respalden la mitigación y adaptación, y aborden las pérdidas y daños.
  5. Acción efectiva, ambiciosa y equitativa para abordar las pérdidas y daños causados por el cambio climático.
  6. Un enfoque basado en los derechos humanos para los mercados de carbono y la cooperación internacional.

Protección de la biodiversidad

Centrar la lucha por proteger la biodiversidad en los derechos humanos puede ofrecer un enfoque efectivo para mejorar el cumplimiento de los Derechos Humanos. La investigación destaca que la aplicación de mecanismos de revisión basados en los derechos humanos, como la participación de la sociedad civil y la evaluación independiente de expertos, puede fortalecer la rendición de cuentas y abordar los desafíos de cumplimiento. 

Al garantizar un entorno saludable y sostenible, se respaldan los derechos humanos fundamentales, proporcionando un marco sólido para abordar la crisis de la biodiversidad y lograr los objetivos de la CBD después de 2020.

Un medio ambiente sano y sostenible es un derecho humano. (2021, Stockholm Resilience Centre)

Inteligencia artificial

Actualmente, tanto los gobiernos como las empresas están utilizando la inteligencia artificial para tomar decisiones con impacto significativo en la vida de las personas. 

Sin embargo, aunque la IA ofrece beneficios muy positivos para el desarrollo humano, también presenta riesgos, como la posibilidad de profundizar las divisiones sociales, erosionar las libertades individuales mediante la vigilancia y reemplazar el pensamiento independiente con control automatizado. 

Dependerá de nuestro trabajo global el incorporar los derechos humanos en los principios de gobernanza de la IA para evitar un mal uso de este gran recurso o problemas futuros.

En resumen, desde sus raíces en la antigüedad hasta la actualidad, los derechos humanos han evolucionado como una respuesta colectiva a las injusticias. Y, aunque su universalidad es debatida, se basan en la experiencia compartida de la injusticia. Por otro lado, es esencial despertar la conciencia sobre los derechos humanos, volver a sus fundamentos y trabajar en conjunto para abordar desafíos globales como el cambio climático, la biodiversidad y la inteligencia artificial. 

Colocar los derechos humanos en el centro es crucial para construir una sociedad más justa y equitativa.